Videos

Aviso Cookies

viernes, 24 de septiembre de 2010

Sondas espaciales, más allá del punto azul pálido: Pioneer 10

Después de estos dos post de protesta, (el último algo subido de tono y con razón), iniciamos de nuevo nuestra aventura para ir más allá del punto azul pálido.

Este es el primer post dedicado a sondas espaciales que han ido más allá del punto azul pálido. Empezamos por la venerable e hiperfamosa Pioneer 10;

La Pioneer 10 fue lanzada el 3 de marzo de 1972. Fue la primera sonda que atravesó el cinturón de asteroides y cruzar Júpiter (Júpiter fue el objetivo principal de la misión).


El 3 de diciembre de 1973 llegó a Júpiter y proporcionó las mejores imágenes hasta la fecha de la atmósfera del planeta, permitiendo obtener información de la temperatura de la atmósfera y de la altura en la que se encuentran las nubes superiores de Júpiter. También estudió los cinturones de radiación del planeta y el fuerte campo magnético del planeta, de intensidad muy superior a la que se esperaba.


La Pioneer 10 es también famosa por contener una placa inscrita con un mensaje simbólico informando a una posible civilización extraterrestre, que pudiese interceptar la sonda, sobre el ser humano y su lugar de procedencia, la Tierra, una especie de "mensaje en una botella" interestelar. Esta placa fue fabricada de oro debido a que este elemento tiene unas propiedades que hacen que se degrade minimamente.

En ella aparece:

* a la derecha, la imagen de la sonda con el único fin de dar proporción a las dos figuras humanas dibujadas delante, una femenina y otra masculina.
* a la izquierda, un haz de líneas que parten radialmente de un mismo punto. Ese punto es el planeta Tierra, las líneas indican la dirección de los púlsares más significativos cercanos a nuestro sistema solar y en cada uno, en sistema de numeración binario, la secuencia de pulsos de cada uno. Este apartado constituye nuestra "dirección" en el universo. Una civilización técnicamente avanzada, con conocimiento de los púlsares, podría interpretar la placa.
* en la parte inferior se representa un esquema del sistema solar, con los planetas ordenados según su distancia al Sol y con una indicación de la ruta inicial de la Pioneer 10.
* arriba del todo, a la izquierda, se muestra, también con indicaciones en sistema binario, el spin de una molécula de hidrógeno, el elemento más común en el universo.

La placa en sí fue diseñada y popularizada por el astrónomo estadounidense y divulgador científico Carl Sagan y el también astrónomo estadounidense Frank Drake. Fueron dibujadas por Linda Salzman Sagan.



La sonda fue construida de aluminio y pesaba 258kg en el despegue, con 28 kg de propelente. La parte central era un anillo hexagonal de 71 cm de ancho y 25,5 cm de altura, albergando el sistema de radio, la computadora, baterías, la grabadora, los cables y otros elementos. Pioneer 10 lleva una antena parabolica de 2,74 m para las comunicaciones con la Tierra, además de unas antenas de media y baja ganancia. La principal transmitía a 2 kbps, con una ganancia de 38 dB. La energía era suministrada por 4 generadores termoeléctricos de radioisótopos (abreviadamente, RTG) de 15 kg de masa cada uno y 58,36 cm, utilizando dióxido de plutonio como fuente de energía. La Pioneer 10 requería 106 vatios de potencia y 26 vatios para los experimentos.

El sistema de propulsión era alimentado por un tanque de hidracina de 26kg, y constaba de 12 propulsores para correciones y actitud. La orientación se realizaba mediante 3 sensores solares y un sensor estelar apuntando a Canopus. El control de la sonda lo realizaba una computadora central, constando de un procesador de comandos y memoria. La información era almacenada en una grabadora de datos con 49 kb de memoria, 50 kb para los experimentos y 222 comandos.

Entre los experimentos que la Pioneer 10 llevaba a bordo se encontraban detectores de meteoritos, una cámara, un radiómetro, un fotómetro, un detector de rayos cósmicos, un sensor plasma y un magnetómetro.

La última recepción exitosa de telemetría fue el 27 de abril de 2002. Señales subsecuentes fueron apenas detectables. La pérdida de contacto fue probablemente debido a la combinación del incremento de la distancia y a un lento debilitamiento de la fuente de energía de la sonda.

Un último intento fue realizado la mañana del 4 de marzo de 2006, la última vez que la antena estaría correctamente alineada con la Tierra, sin embargo no se recibió respuesta del Pioneer 10.

En la actualidad la nave se dirige hacia la estrella Aldebarán, en la constelación de Tauro, a donde llegará dentro de 1.690.000 años.

Ahora mísmo está a 101,706 UA del Sol, viajando a 12,070 Km/s.

Fuentes:

Heavens-above-Solar escape

Wikipedia


Compartir
Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

+1

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...