Aviso Cookies

jueves, 23 de febrero de 2012

El ascensor espacial

Un ascensor espacial es un ascensor hipotético que conecta la superficie de un planeta con el espacio.



Básicamente es una estación espacial en una órbita geosíncrona, y de la que parte un cable de más de 36.000 km de largo que llega hasta el suelo, y que puede tener forma de riel. Para mantener el equilibrio de la estructura, además de situar el anclaje en algún punto lo más cerca posible del ecuador, para minimizar los efectos de tensión por la diferencia entre la rotación de la Tierra y la órbita geosincrónica del satélite, los ponentes de esta tecnología futurista proponen utilizar un tramo de cable idéntico extendido hacia el espacio o bien un contrapeso, de tal suerte que el cable estaría en equilibrio con su centro de masas en órbita geosíncrona. Una vez el cable en su lugar, pueden subir y bajar por él naves y cargas a un coste unas cien veces menor que el que supone lanzarlas por medio de un cohete.

El concepto fue formulado, tal y como se conoce hoy día, por el ingeniero ruso Yuri Artsutanov en 1960, dentro de un artículo del diario Pravda «В Космос — на электровозе» (traducido al inglés como "To the cosmos by electric train"),1 aunque reconocía que la resistencia a la tracción necesaria para construir el cable no podía obtenerse con ningún material conocido en ese momento. Sin embargo, la idea de un ascensor espacial se remonta al 1895, concebida por el físico ruso Konstantin Tsiolkovsky.

En el año 1979 gracias a la novela de Arthur C.Clarke, Las fuentes del paraíso, en la obra Clarke describía el ascensor espacial, decía que estaba hecho de fibra monomolecular de carbono...

Pues bien, el ascensor espacial puede ser una realidad en el año 2050 aprox, sí la empresa japonesa Obayashi consigue su propósito....

La construcción del ascensor se haría con nanotubos de carbono, un material que es unas veinte veces más fuerte que el acero, las capsulas donde subirían los materiales y/o los pasajeros serían propulsadas mediante motores lineales magnéticos, tendrían una capacidad de 30 personas y llegarían a la estación espacial en siete días y medio, ya que el ascensor iría a unos 200 km/h.


El cable mediría unos 96.000 km, a una altura de 36.000 km se construiría una estación espacial, con laboratorios y zona residencial (Hotel de lujo imagino), el cable estaría anclado en tierra y tendría un contrapeso al final del mismo, a unos 96.000 km de distancia, es decir a un cuarto de la distancia de la Tierra a la Luna. La estación espacial estaría alimentada gracias a paneles solares.

La compañía Obayashi tiene grandes esperanzas en el proyecto y desde luego ilusión, según palabras de un directivo de la compañía:

"En este momento, no podemos estimar el costo del proyecto. Sin embargo, vamos a tratar de hacer un progreso constante de modo que no se quede en un sueño."

Desde mi humilde opinión esto es justo lo que se debe de hacer, es justo lo necesario, subir 1 kg a la órbita hoy en día cuesta la friolera de 10.000€ según el método de lanzamiento, existen otros más baratos, con el ascensor espacial se reduciría muchísimo esa cifra, como he dicho al principio del artículo unas cien veces menos, es decir unos 100€ el kilogramo, aunque estoy seguro que esa cifra se podría reducir aún muchísimo más.



Compartir
Bookmark and Share

1 comentario:

  1. La verdad es que se trata de un proyecto teóricamente muy viable y que a la larga ahorraría mucho dinero. De hecho, también supondría un ahorro de energía y la posibilidad de que los viajes fuesen más habituales. Tengo unos vídeos sobre el tema que pueden servir para seguir indagando: https://gabrielrosselloblog.wordpress.com/2017/02/25/el-ascensor-espacial/
    Saludos,

    ResponderEliminar

+1

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...