Videos

Aviso Cookies

lunes, 27 de mayo de 2013

¿Motor WARP, ficción o posible realidad futura?

Todo el mundo ha visto por lo menos una vez un episodio de la mítica serie de ciencia ficción Star Trek, en el salía una nave interestelar llamada Enterprise que podía viajar a otras estrellas en periodos relativamente cortos gracias a una tecnología llamada motor Warp.

Hasta ahí todo normal, es una serie de ciencia ficción y utiliza un recurso para poder hacer factible su historia, pero... y sí resulta que al final la ficción puede hacerse realidad en un futuro?

En el año 1.994 el físico Miguel Alcubierre publico un paper en la revista científica Classical and Quantum Gravity donde exponía un trabajo donde demostraba que físicamente es posible un viaje interestelar utilizando un motor de curvatura, o Warp, en el utiliza un modelo matemático que supondría posibles los viajes a velocidades mayores que c (velocidad de la luz), es decir, superlumínicos efectuando trucos con el espacio-tiempo, Alcubierre plantea la métrica que lleva su nombre como una solución a algunas ecuaciones de Einstein en el marco de la Teoría General de la Relatividad.

Implícitamente lo postulado por Alcubierre parte de que la materia causa curvaturas o deformaciones (en inglés warps) dentro del "tejido" espaciotemporal.

Para lograr tal proeza, el motor crea una burbuja de deformación plana dentro de la cual se situaría estacionariamente la nave; detrás de la nave el espaciotiempo sería deformado extendiéndole mientras que por contraparte delante de la nave el espaciotiempo sería contraído o contractado poniendo así el punto de destino mucho más cerca, mientras que "detrás" de la nave el espaciotiempo quedaría expandido "empujado" hacia atrás gran cantidad de años luz, todo esto sin que el espacio y el tiempo dentro de la burbuja de deformación plana en que se hallaría la nave se modificara notoriamente.



No se violaría ninguna ley física de las previstas por la teoría de la relatividad ya que dentro de la "burbuja de deformación" nada superaría la velocidad de la luz; la nave no se desplazaría dentro de tal burbuja sino que sería llevada por la misma, la nave dentro de la burbuja nunca viajaría más rápido que un haz de luz.

Pero para crear esa burbuja de deformación haría falta algo que no tenemos, se requeriría operar con materia de densidad negativa o materia exótica, creando así con tal materia una burbuja de energía negativa que englobaría a la nave.

La existencia de la materia exótica no está descartada: según el efecto Casimir existe tal materia; sin embargo producir bastante materia exótica y conservarla para realizar una proeza como el viaje superlumínico plantea los mismos irresolubles problemas que para mantener estable a un agujero de gusano.

Sin embargo recientes estudios indican que hay una posibilidad, ahora los físicos dicen que se pueden hacer ajustes a este ‘motor warp’ como para permitirle funcionar con menos energía, lo que permitiría acercar de nuevo esta idea del reino de la ciencia ficción a la ciencia real.

“Hay esperanza”, dijo Harold ‘Sonny’ White del Centro Espacial Johnson de la NASA el pasado 14 de septiembre de 2012, en el simposio 100YSS, un encuentro para discutir los desafíos del vuelo espacial interestelar.

Harold ‘Sonny’ White calculo lo que sucedería si la estructura del anillo que rodea la nave espacial fuese más redondeada, similar a un donut, en lugar del anillo plano que en un principio imaginaban. En este caso se encontró que el motor de curvatura podría ser impulsado por una masa del tamaño de una nave espacial como la sonda Voyager 1 que la NASA puso en marcha en 1977.

Es decir los 722 kilos de la Voyager en energía pura, usando la ya famosa formula de Einstein E=mc2, obtendríamos la nada despreciable cantidad de 6.5×10 19 julios, o lo que es lo mismo, el consumo anual energético de los EE.UU.

White y sus colegas han comenzado a experimentar con una mini versión de la deformación en su laboratorio, crearon lo que ellos llaman el Campo Interferometrico Warp White-Juday en el Centro Espacial Johnson, básicamente pretenden crear microdeformaciones en el espacio-tiempo mediante el uso de de un interferómetro láser.

“Estamos tratando de ver si somos capaces de generar una curvatura muy pequeña en un experimento de sobremesa, tratando de perturbar el espacio-tiempo una parte por cada 10 millones”, dijo White.

Lawrence Krauss lo explica en el simposio: World Science Festival:


Os dejo aquí un paper de un estudio actual sobre el estudio de Alcubierre.

De momento es una posibilidad sin demostrar, pero en un futuro podría ser una posibilidad demostrada, algún día quizá veamos esto:




Compartir
Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

+1

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...