Videos

Aviso Cookies

miércoles, 3 de febrero de 2010

El fin del espirutu humano, la exploración, comenzó el 1 de febrero...

El día 1 de febrero el presidente de EEUU el Sr. Obama presento sus presupuestos para este año, con ello también fulmino el proyecto Constellation de la NASA promovido por el ex-presidente Sr. Bush.

El proyecto Constellation fue promovido por el Sr.Bush a raíz del desastre del Columbia en 2003. Tras el accidente, surgió la necesidad de redirigir el programa espacial norteamericano y, como resultado, en enero de 2004 el presidente Bush anuncio el VSE (Vision for Space Exploration), donde se perfilaban las líneas maestras de la nueva política espacial del país. Según la VSE, la NASA debía abandonar el transbordador espacial y la ISS para volver a la Luna antes de 2020.
El esquema de la VSE se debía concretar en un programa detallado y funcional, motivo por el cual surgió en octubre de 2005 el estudio ESAS (Exploration Systems Architecture Study). Con este estudio, la NASA -bajo la dirección del administrador Michael Griffin- creó el Programa Constellation (CxP). La NASA volvería a la Luna empleando dos cohetes, uno para lanzar la nueva cápsula tripulada CEV (Crew Exploration Vehicle, posteriormente conocida como Orión) con capacidad para 25 toneladas en órbita baja (LEO) y otro para el módulo lunar y la etapa de propulsión translunar EDS (Earth Departure Stage). El cohete para el CEV se denominó CLV (Crew Launch Vehicle) y el lanzador pesado recibió el nombre de CaLV (Cargo Launch Vehicle).

Tanto el CLV como el CaLV debían aprovechar al máximo las tecnologías del transbordador espacial para ahorrar tiempo y dinero, además de asegurarse de esta forma un apoyo político mínimo para sacar adelante el proyecto. El CaLV sería en este sentido muy similar a diversas propuestas de lanzadores pesados surgidas en los años ochenta y noventa. Emplearía una etapa central criogénica con cinco motores SSME del shuttle (RS-25) junto con dos cohetes SRB de combustible sólido, también idénticos a los del transbordador. En la etapa superior EDS se usarían uno o dos SSME modificados para su encendido a gran altitud. Se estimó que la capacidad mínima en órbita baja (28º de inclinación) debía ser de unas 125 toneladas. Esta cifra no era muy superior a las 118 toneladas del Satuno V, en parte debido a que el CEV sería lanzado por el Ares I. El Centro Marshall de la NASA, donde se gestó el Saturno V, sería el encargado de desarrollar la configuración óptima de los nuevos cohetes.


El estudio ESAS ha sido muy criticado por los detractores de Griffin al considerar que la agencia espacial empleó datos y estadísticas "amañadas" para favorecer esta arquitectura de la VSE en detrimento de otras posibilidades (lanzadores comerciales, DIRECT, Shuttle-C, etc.). En cualquier caso, el CaLV sufrió una transformación radical tras el ESAS, pues se consideró que la primera versión no sería capaz de poner en órbita la masa útil necesaria. Los SRB del CaLV y el CLV debían ser ahora de cinco segmentos -a diferencia de los motores de cuatro segmentos de la lanzadera- y la EDS usaría dos motores J-2S+ derivados del J-2 del Saturno V en vez de SSME. A finales de 2005, los dos J-2S+ serían reemplazados por un único J-2X, que también sería usado en la segunda etapa del CLV.


En julio de 2006 la NASA bautizaría al CLV y al CaLV como Ares I y Ares V respectivamente, sugiriendo que la meta última del Programa Constellation sería el planeta rojo. Por otro lado, durante ese mismo año fue necesario modificar el diseño del Ares V una vez más: la creciente masa del módulo lunar Altair, del CEV Orión y de la etapa EDS llevaron a la NASA a cambiar los cinco SSME de la primera etapa por otros tantos RS-68 del Delta IV, menos eficientes pero mucho más baratos y potentes. Después de introducir los SRB de cinco segmentos, se perdía así otro elemento clave de tecnología común entre el transbordador y los lanzadores Ares, lo que repercutiría negativamente en el coste y tiempo de desarrollo.


En 2007 se aumentaría el diámetro de la etapa EDS y la cofia de 8,4 metros hasta los 10 metros, para satisfacer así el aumento de masa y tamaño del conjunto Orión-Altair. No obstante, esto no sería suficiente. La masa de las naves del Programa Constellation no paraba de crecer, así que en 2008 fue necesario revisar el diseño una vez más. La primera etapa llevaría seis RS-68B en vez de cinco RS-68. Los RS-68B serían una nueva versión con menos piezas y un empuje un 4% superior a la versión del Delta. Además, los SRB serían de cinco segmentos y medio, introduciendo un nuevo tipo de SRB distinto al usado por el Ares I y aumentando una vez más los futuros costes de desarrollo.


Para entonces el Ares V se había convertido en un monstruo. Si originalmente había sido diseñado para poner en órbita baja 125 toneladas, ahora su capacidad era de 187,7 toneladas, mayor que cualquier lanzador jamás construido. A principios de 2009, muchos dudaban de que semejante leviatán pudiese construirse dentro de unos plazos de tiempo razonables y a un coste realista. Fue justo entonces cuando entró en escena la Comisión Augustine y se encargó de quitar la venda de los ojos a todo el mundo: con el presupuesto actual de la NASA no hay dinero para el Ares V o para volver a la Luna. Otros planes alternativos para este lanzador, como construir telescopios gigantes o mandar sondas inmensas, tampoco parecían ser opciones viables para salvar el proyecto. De haber seguido adelante, el Ares V habría pasado el DAC-1 (Design and Analysis Cycle) el año que viene, momento en el cual su diseño entraría en una etapa prácticamente definitiva. El primer lanzamiento habría tenido lugar en 2017-2018, como muy pronto.


El Ares I y el Ares V fueron sentenciados a muerte por la Comisión, aunque los miembros del comité no veían con malos ojos una versión más pequeña y realista denominada Ares V Lite.

La comisión Augustine fue creada por el Sr. Obama para que le presentaran planes alternativos al Proyecto Constellation, estos planes fueron estos:

■Opción 1: Programa Constellation. El programa tal y como fue concebido en un principio. Cohetes Ares I y Ares V, retirada del shuttle en 2010 y de la ISS en 2015. La Comisión considero que esta opción era inviable con el presupuesto actual y que sólo se podría llegar a la Luna en 2030 como muy pronto, ya que solamente se podría empezar a construir el Ares V a partir de 2020.


■Opción 2: Programa Constellation modificado. Se emplearía el Ares V Lite y un lanzador privado en vez del Ares I. Retirada del transbordador en 2011 y de la ISS en 2020. Inviable con el presupuesto actual: no llegaríamos a la Luna antes de 2040.

■Opción 3: la Luna. Semejante a la Opción 1, pero sin las limitaciones presupuestarias actuales. Se podría lanzar la Orión en 2017 y llegar a la Luna en 2025 siendo muy optimistas.

■Opción 4A: la Luna. Igual a la Opción 2 pero con un aumento del presupuesto. Se podría volver a la Luna en 2025 y llevar a cabo una media de dos misiones tripuladas al año.

■Opción 4B: la Luna + extensión del shuttle. Aumento de la vida útil del transbordador hasta 2015 y empleo de un lanzador pesado basado en el shuttle. Retirada de la ISS en 2020 y uso de un lanzador privado en vez del Ares I. Se podría volver a la Luna en 2025 con un aumento del presupuesto.

■Opción 5A: Camino Flexible. Retirada del shuttle en 2011 y de la ISS en 2020. Uso del Ares V Lite y un lanzador privado para la Orión. A principios de los años veinte se podrían llevar a cabo los primeros sobrevuelos lunares y misiones a los puntos de Lagrange, con misiones a la superficie lunar o a las lunas marcianas a finales de la década.

■Opción 5B: Camino Flexible. Retirada del shuttle en 2011 y de la ISS en 2020. Uso de lanzadores derivados de los cohetes privados actuales (super-EELV, con una capacidad máxima de 75 t en LEO). A principios de los años veinte se podrían llevar a cabo los primeros sobrevuelos lunares y misiones a los puntos de Lagrange, con misiones a la superficie lunar o las lunas marcianas a finales de la década.

■Opción 5C: Camino Flexible. Retirada del shuttle en 2011 y de la ISS en 2020. Uso de un lanzador derivado del transbordador (100-110 t). Como en el caso de la Opción 5A y 5B, a principios de los años veinte se podrían llevar a cabo los primeros sobrevuelos lunares y misiones a los puntos de Lagrange, con misiones a la superficie lunar o a las lunas marcianas a finales de la década.
 
Bueno, pues todas y cada una de las opciones presentadas no han convencido al Sr. Obama y este ha optado por directamente cancelar el proyecto Constellation.

El Sr. Obama no ha dejado absolutamente ninguna posibilidad de continuación, ningún plan alternativo, sencillamente se lo ha cargado.

Eso si, ha dicho que ha partir de ahora los vuelos tripulados van ha desaparecer hasta que alguna empresa privada se encarge de ello, para eso el bondadoso Obama ha destinado parte de los recursos de la NASA para pagar unos estudios en futuras tecnologias a empresas privadas.

También ha dicho que continuaran con la ISS hasta el año 2.020, y para ello tendran que pagar a Rusia 50 millones de $ por cada tripulante que decidan enviar.

Las sondas espaciales de caracter cientifico, "menos mal", recibiran unos 3.000 millones más de pressupuesto.

Que nos conduce todo esto, pues muy sencillo.... Nos tenemos que olvidar de una pisada humana en la Luna y porsupuesto Marte...buuufffff por lo menos hasta finales de este siglo.... (estamos ha principios de siglo), ha si que imaginaros el panorama.

Ahora mismo gracias al Sr. Obama sólo existen dos paises con posibilidades de hacerlo realidad, y son Rusia y China..... posiblemente la India en un futuro lejano, Europa olvidaros y Japón porsupuesto que también. Pues bien estos paises no tienen ningún plan, ni proyecto, ni nada de nada al respecto, tampoco disponen del dinero necesario para ello, así que .... sólo nos quedan las empresas privadas.

Las empresas privadas, entre ellas Space X y Virgin son las más beneficiadas por esta decisión, ya que lo que harán será empezar a saco con los viajes turisticos a la baja orbita... Un hotelito de mil estrellas en orbita, etc.

Por un lado me gusta que por fin se empieze en esto, ya que así quizas dentro de veinte años me pueda permitir el lujo de un vuelo a la orbita terrestre, pero el precio es muy alto, el precio es quedarnos aqui hasta finales de siglo, que miles de nuevos avances se vayan al traste, a partir de ahora si queremos ver un hombre pisando Marte tendremos que poner un peli de ciencia ficción.

El espiritu humano fallecio el 1 de febrero..... esperemos que algún dia vuelva a nacer... pero que sea pronto.

Información extraida en parte gracias al maravilloso blog de  Eureka

Bookmark and Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

+1

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...